El promedio de la vida útil de una lavadora ronda entre los 13 y 15 años, aunque esto no significa que no necesite mantenimiento durante este tiempo. Te damos una lista con los principales síntomas que indican que tu lavadora necesita reparación o mantenimiento.

1.  Hace ruido:
si tu lavadora hace ruidos que anteriormente no hacía, puede significar que el motor empezó a fallar o porque que se le partió un brazo y el problema puede estar en el eje de un rodamiento, que es el recambio sobre lo que gira el cesto.

2.Tiene fugas:
en este caso si tu lavadora tiene fugas, el problema puede estar en la bomba y en las puertas desgastadas, en una válvula de entrada de agua falla o en la goma del presostato (encargada de ejercer presión de aire).

3. No arranca:
cuando una lavadora no arranca no significa que haya dejado de funcionar totalmente; procura revisar los interruptores de puerta de pestillo, temporizadores, controles eléctricos y fusibles eléctricos. Quizá sólo necesitas cambiarlos.

4. No agita:
si tu lavadora enciende, pero no agita es posible que las correas no trasmitan a la polea las revoluciones de motor y esto haga que la lavadora no tire agua. En este caso lo mejor es remplazarla, para conseguirlo se mete primero en el eje del motor se coloca por encima en la polea y se gira hasta que entre totalmente.

5.- Movimientos violentos:
en estos casos si tu lavadora se agita demasiado, se puede deber a una falla en los amortiguadores, correas de amortiguación, bañera y patas niveladoras.

Si tu lavadora tiene alguno de estos síntomas, pero aún funciona, ¡No los dejes pasar! Dale mantenimiento y no olvides que éstos tienen un ciclo de vida útil que siempre concluye, pero con cuidados correctos y reparaciones certificadas harás que tu línea blanca dure muchísimo más.